12.10.07

Los Chinos (Ricardo Chamorro)


Los Chinos
A los chinos se los usa en toda clase de comparaciones.
Por ejemplo, se habla de paciencia de Chino. Uno de inmediato entiende que se trata de una paciencia extrema, la paciencia mas enfermante del mundo.
También se habla de tortura china: debe ser la cosa más horrorosa, la que no oculta su parte de ingenio, un ingenio perverso y sádico.
También tenemos la Maldición China. Se trata de una maldición de la cual es imposible escapar, un tipo de magia ultrapoderosa que te persigue hasta el mismo infierno.
No podemos dejar de lado "el candado Chino": una variedad de autoerotismo practicada por algunos oficinistas lujuriosos.
Está el famoso "cuento chino": eterno, sin final, ni principio. Muy útil si se quiere embaucar, estafar o desesperar.
Vuelvo además a la expresión tristemente célebre "chino cochino", que es una rima infantil o la expresión "chancho chino" que para algunos sujetos [1] es sinónimo del gobierno de Allende.
Por otro lado, el que habla güevadas ininteligibles se dice que "habla en chino" y cuando se quiere expresar la claridad de nuestro discurso se dice "yo no hablo na' en chino".
Aprovechando la oportunidad cito dos juegos infantiles de carácter erótico (de una epoca pre-wenanaty): el pillarse chino y la escondida china, donde el premio es un beso, pero como en todos los ejemplos anteriores no se entiende que diablos tiene que ver con los chinos.

Algunos consejos útiles:

¿Trabajó mucho hoy día?
Diga: trabajé como chino.
¿Tiene una empleada doméstica en su parcela de Chicureo?
Diga tengo una china.
¿Problema de difícil solución? Diga zapato Chino.
¿Dolor de cuerpo? Tome obleas chinas.
[1] Vendidos al poderío yanqui.

1 comentario:

martinez dijo...

bueno... y el innombrable chino tuerto