2.9.07

Amandome en las lugubres sombras..



Cuando las sombras de la noche tocan mi piel,

despiertan sedientas y vagabundas aves de cristal,

ardientes llamas las mecen...

las sombras atraen en su silencio,

deseos dormidos desde tiempos inmemoriales,

levantando millares de montes que hacen áspera mi piel.

oscuros besos de sombras infinitas

humedecen la lúgubre verdad que soy,

sombrías corrientes guiaran digitales luciérnagas

que alumbran mis entrañas

Cuando las sombras de la noche tocan mi piel,

los recuerdos se me hacen realidad

y retomo las candentes danzas en solitario,

se dibujan siluetas en mis ojos cerrados,

que dirigen mi cuerpo a mi propio infinito.

Las imágenes de la ausencia me transportan a las alturas,

me ahogan el respiro en mi propio sudor de amarga soledad.

explotan tierras abandonadas,

bosque fúnebres florecen....

en las sombras que ya me cubren,

después del sueño de la irrealidad,

abrazada a mi misma y a mi propia nada,

con el alma agotada de no amar,

me duermo en las sombras de mi realidad.

5 comentarios:

Athenea dijo...

Hermoso y las sombras se hacen una.

Carolina González Velásquez dijo...

Como llegue hasta aqui????
Gracias!!!!
Los linkeo.
Besos

Carolina González Velásquez dijo...

Una pregunta...
de dónde sacaron esa foto????
Tengo unas menos malas!!!

geopoetico dijo...

ja,ja no creo,pues te ves bien en todas.

123 dijo...

es un poema directo al lugubre corazon y sentimiento que embuelve al hombre.